Había una voz

Cierra los ojos y dime ¿cuál es la primera voz que viene a tu mente?, ¿identificas su tono y timbre?, ¿te dice algo en especial?, ¿cómo te sientes con ese recuerdo, esas palabras que por el momento no viajan en el aire, pero si resuenan en el torrente de tus pensamientos?


Yo lo primero que escucho es la voz de mi hijo de tres años, que repite al infinito -mamá, mamá, mamá, mamá- su tono me hace sonreír y el timbre me parece entrañable, es él, su voz y sus deseos lo que hace eco en mi interior y convoca todo tipo de emociones: un amor infinito, el recuerdo de su olor y la cadencia de sus palabras, acompañado de momentos agradables y también de la carga emocional que lleva ese vocablo: siempre una petición, una necesidad que hay que cubrir cuando la pronuncia.


La magia de la voz de los otros, es que se infiltra dentro de todas las capas de nuestro psiquismo, trasciende el mensaje que comunica y penetra nuestro inconsciente para dar más información, para asociarla con recuerdos, sentimientos y sensaciones específicas. Hay voces que nos tranquilizan, voces que nos quieren y voces que sin estar presentes, nos limitan y amenazan.


Cuando llegamos al mundo, son las voces más cercanas las que nos sirven de interpretes, las que nos conducen por el mundo y nos ayudan a ir creando nuestra historia. Esas voces que cuentan, esos relatos sobre nosotros mismos, son nuestras primeras lecturas. Habitar un mundo de palabra e historias durante la infancia, es un regalo que se instala dentro de lo más profundo del alma humana.


Pero, ¿qué contarle a un bebé?, ¿cómo transitar el miedo, el cansancio y los días largos y densos?. En los primeros meses pesa más la forma que el fondo, las canciones, el tono y todo aquello que condensa la voz de quien narra, es por eso que la angustia y el miedo de una maternidad que se estrena o que repite y se siente sola, al darle voz va sanando, permitiendo la complicidad y el apego. Por eso la magia de las canciones de cuna, de la poesía (para niños o adultos) que juega con la voz y danza con el sentimiento.


La posibilidad de leer nace junto con la posibilidad de expresar, de comunicar y de ver en las palabras e imágenes una historia que contar, nace acompañado de otras voces que cuentan, cantan y juegan.


Pronto tendremos una sesión en vivo para ampliar la conversación, recomendar algunos libros y compartir experiencias sobre el tema. Si tienen preguntas o comentarios, pueden dejarlas por aquí y las atenderé con gusto.


c.


Las ilustraciones son de Mariana Ruíz Johnson, aparecen en "Canciones del Colibrí" un libro hermoso de canciones de cuna tradicionales, que viene acompañado de un CD para cantar y recordar (aunque no sé si en estos tiempo el CD siga existiendo)


#lectura #leer #lecturaenvozalta #primeraslecturas #sanar





















72 vistas
 

Máquina de Letras

  • Facebook
  • Instagram

©2020 by Máquina de letras.